Joan Sala, director de Comanegra i vicepresident de l’AELLC, entrevistat a “La Odisea del Cuentista”

Joan_Sala02Soy hijo de Castellfollit de la Roca (La Garrotxa) y biólogo de formación, pero nunca me he dedicado a la biología, de hecho toda mi vida ha girado alrededor de la dirección de empresas. Mi ilusión es, precisamente, dirigir el proyecto Comanegra, algo que me llena totalmente.

COMANEGRA

Comanegra publica su primer libro en el año 2007. Durante aproximadamente 6 años fue un proyecto amateur y es en el año 2012 que pasa a ser un proyecto profesional con la intención de ocupar un espacio singular en la edición en catalán y castellano.

ENTREVISTA

¿Cuáles son tus primeros recuerdos con los libros?

En mi casa siempre hemos convivido con los libros. Mi padre era un lector compulsivo, y también mi madre y mi abuela leían. Crecí rodeado de libros, ocupaban buena parte de nuestra casa.

¿Quién te inició en el mundo de la lectura?

En una etapa inicial, evidentemente mi familia. Mi padre me compraba cada semana libros y comics, y mi abuela me contaba los libros que ella había leído, generalmente historias de aventuras que me hacían imaginar a mi mismo viviéndolas. Posteriormente, como estudiante, recuerdo especialmente al Padre Mateu Trenchs: él nos inició a muchos a una lectura más consciente en el colegio de los Escolapios de Olot.

¿Qué opinas sobre eso de que hoy en día la gente no lee?

No es cierto, la gente hoy día lee mucho, otra cosa es si le aprovecha lo que lee. Leemos cantidades ingentes de información día a día. La lectura puede ser solamente una distracción, pero para que te aproveche es fundamental ver qué y cómo lo lees. Creo que aquí esta el problema.

Estamos en la era de la inmediatez, acostumbrados a tenerlo todo ya y a ser bombardeados de forma continua por “emociones” que no requieren esfuerzo ni respuesta. ¿Cómo motivarías a los nuevos lectores para que se enganchen a las historias escritas?

Leyendo. Creo que leer es la mejor manera de coger gusto por la lectura. Es fundamental leer textos adecuados: cada persona tiene ritmos, conocimientos e intereses distintos y debe encontrar qué le gusta por él mismo. A partir de ahí, leer se convierte en una necesidad.

¿Cuáles fueron tus inicios en el sector?

En el sector editorial entré como socio fundador de Comanegra.

¿Qué consejo le darías a quién quiera dedicarse a trabajar en el mundo editorial?

Que piense qué le motiva. Para trabajar en este sector es imprescindible que la gratificación venga del interés por los libros y no por la remuneración, que es baja en general.

¿Son precisos los estudios específicos y los títulos para ello?

Son precisos los conocimientos, requiere de aprendizajes. Ahora bien: no creo en títulos, creo en las ganas de aprender y de trabajar con ilusión.

¿Cómo es la relación entre tu faceta de lector y la faceta de editor?

Evidentemente un editor debe sentir amor por los libros y ser un buen lector, de otra manera no tiene sentido. De mi pasión por los libros y la cultura en general viene mi faceta de editor.

¿De dónde surgió la idea de Comanegra?

Surgió de las conversaciones de un grupo de amigos, algunos vinculados al mundo editorial (otros no, como era mi caso). Decidimos crear una editorial para publicar libros que nos gustaría leer y no existían, así empezó todo.

¿Cómo fueron los inicios de Comanegra? ¿Cómo os acogieron?

Nos acogieron muy bien, sin duda el hecho de que tres de los socios fueran personas conocidas en el sector, especialmente en el mundo de las librerías, hizo que nos prestaran mucha atención.

¿Qué criterio seguís a la hora de escoger un manuscrito?

¡Que nos guste! Esto es esencial, luego viene lo demás: su comercialidad, su oportunidad, nuestra capacidad de financiarlo, etc.

¿Puedes describirnos vuestra línea editorial?

Nos gusta decir que nuestra línea editorial es muy ecléctica, lo que la define es que queremos hacer libros “bien hechos”, libros que sean interesantes y que durante todo el proceso de edición sean mimados por cada uno de los miembros de Comanegra.

La colección de las emociones me enganchó desde el primer número. ¿Cómo decidisteis apostar por estos formatos? ¿Cómo decidís cuál será el próximo título de la colección y cómo los descubrís? ¿Qué resaltarías de la colección?

Creemos que la colección esta muy bien planteada. Cuentos largos o si se quiere novelas cortas, que tratan de las emociones, cada libro nos habla de una emoción distinta. Leyéndolos, cualquier persona se reconoce en los protagonistas o bien reconoce a alguien de su entorno, sin decir a nadie lo que tiene que hacer, en ellos todos encontramos pistas sobre cómo mejorar como personas. Algunos títulos los encargamos específicamente a alguien que creemos puede tratar bien un tema, otros nos llegan como propuestas.

¿Qué ha de tener un manuscrito para que te llame la atención como editor? Y como lector, ¿qué buscas en una historia?

Ha de tener interés, tiene que estar bien escrito, luego ya depende de si es un libro de arte, uno de emociones, uno de cocina o un ilustrado infantil-juvenil. A cada texto se le piden cosas distintas, pero siempre un nivel alto de calidad en su ámbito.

¿Qué consejo le darías a un autor novel que busca editorial para su manuscrito?

Que lea mucho, me sorprende que aparentemente en este país hay mucha más gente que escribe que gente que lee. Recomiendo mucho, que antes de enviar un manuscrito a una editorial se pase por la página web de la misma y se analice si su manuscrito está en consonancia con la línea de esta editorial, nos ahorraremos tiempo todos y no tendrán la habitual sensación de que no te hacen caso. A Comanegra llegan una cantidad importante de propuestas diariamente, y muchas de ellas no llegarían si el autor hubiera visitado nuestra página web y hubiera mirado qué publicamos.

 ¿Qué ocurre en el interior de Comanegra, desde que llega un original hasta que lo encontramos en los estantes?

Comanegra es una editorial muy participativa, todos opinamos sobre todo, por tanto un original es aprobado por todos y en función de las necesidades se traduce, se corrige (tres veces), se maqueta, se crean los diseños de portada, se plantea su lanzamiento y comunicación, y se lanza al mercado con la esperanza de que funcione. El 80 % de todo ello se realiza dentro de la editorial, solo externalizamos algunas traducciones y siempre una de las correcciones.

¿Cómo enfrentáis el tema de la promoción? ¿Son útiles las redes sociales? ¿Y el boca-oreja? ¿Qué papel tienen los canales clásicos y las librerías? ¿Hasta dónde llega la influencia del editor? ¿Y la del autor?

Evidentemente utilizamos todo lo que tenemos a nuestro alcance. Con según qué libro nos decantamos más por redes sociales; con otros por la prensa tradicional. En el mundo del libro, el boca-oreja es fundamental siempre ha funcionado y seguirá funcionando. El papel de las librerías es definitivo: si tu libro tiene visibilidad será descubierto por el público; si no, vivirá en el ostracismo. Creo que cada editorial tiene que crear su propia marca, su imagen, y esta será apreciada por unos libreros más que por otros y así debe ser; creo que los libreros deben tener una actitud activa sobre los libros que venden. Por lo que se refiere a los autores, es evidente que uno conocido o uno más activo que otro en la promoción ayudan a vender, mientras un autor pasivo no ayuda nada (si ha hecho un buen libro, venderá, pero habrá que compensar desde la editorial el trabajo que no haga él).

¿Puedes recomendarnos alguna de vuestras novedades?

Destacaría L’enigma Arquimbau de Julià Guillamón, En mi barrio no había chivatos de Arturo San Agustín y el magnífico álbum ilustrado El niño tras la ventana.

¿Papel o ebook? ¿Cuál es tu opinión como editor y como lector?

A mi me interesa el libro en papel, las ediciones cuidadas de Comanegra pierden todo su sentido en ebook, nosotros hacemos libros-objeto i esto no puede transmitirlo el digital, sin embargo creo que hay un espacio para los libros digitales, especialmente en el campo de la narrativa. Hay que solucionar el tema de la piratería, en caso contrario será imposible pagar el coste de editar libros.

¿Las librerías: cadenas o de barrio? ¿Dónde se vende mejor? ¿Dónde prefieres escoger tu próxima aventura?

Creo que deben existir todas, de hecho soy usuario de todo tipo de librerías, cada tipología cubre necesidades distintas. Creo, como he dicho antes, que las grandes deben tener de todo y las pequeñas deben actuar como prescriptores de determinados libros en los que creen y no intentar tenerlo todo; actuando así siempre perderán la partida. Por otra parte, estoy muy interesado en la generación de libreros que actúan como “operadores culturales”, yendo mucho más allá de vender libros solamente, me refiero a los que realizan presentaciones diferentes, exposiciones de arte, tertulias culturales, etc…

¿Qué estás leyendo actualmente?

Por salud mental, con frecuencia leo novela negra, me sirve como evasión total, me limpia el cerebro, en estos momentos estoy leyendo Perdida de Gillian Flynn, autora que recomiendo.

¿Qué título recuerdas con especial cariño?

El viejo y el mar de Ernest Hemingway, una soberbia metáfora de la vida.

¿Nos recomiendas algún libro?

En el momento en que contesto esta entrevista, acaba de morir Umberto Eco, recomendaría su gran novela El nombre de la rosa. Creó escuela.

 

Fonts:



Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè tinguis la millor experiència com a usuari. Si continues navegant donaràs el teu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies, clica l'enllaç per a més informació.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies